Que el calor no te amargue el verano ¡hidrátate!

agua mineral insalus excursión verano

¡Qué calor! Es la frase que más escuchamos por la calle últimamente. Los termómetros marcan temperaturas fuera de lo que podríamos decir “normal” y las olas de calor, cada vez más habituales, baten récords cada verano.

Combatir el calor con chapuzón y siesta a la sombra está genial ¡viva el buen tiempo!, pero hay que estar atento para prevenir posibles insolaciones o golpes de calor y detectar sus síntomas a tiempo es fundamental. Sabemos que estamos ante un golpe de calor cuando la temperatura corporal sube, se producen mareos o náuseas, e incluso llega la pérdida de conocimiento.

¿Qué podemos hacer para prevenir el golpe de calor?

Lo principal tanto si estamos en el exterior, como dentro de casa, es mantener una buena hidratación. El cuerpo reclama agua, se nota enseguida, así que es fundamental tener una botella de agua mineral INSALUS fresquita y beber un poco más de lo habitual. A veces no mantenemos una hidratación regular, así que con altas temperaturas ración doble. Pero no solo agua, también es importante consumir fruta o zumos que son una fuente rica, sana y natural, de hidratación. En el lado opuesto están las bebidas alcohólicas que en un primer momento pueden parecer refrescantes, pero que en realidad deshidratan más. Mejor evitarlas.

zumos

Si estamos al aire libre hay que poner en práctica el sentido común y evitar hacer ejercicio o esfuerzos en las horas centrales del día cuando el calor más aprieta. Una gorra o un sombrero será nuestro gran aliado en los momentos de más calor. Refrescarnos en alguna fuente o mojar la cara con agua también nos ayudará a sobrellevar el calor y sobre todo, cuando estemos en la calle paseando o en el trayecto de casa al trabajo, importante tener una botella de agua mineral cerca. En verano pasamos mucho tiempo de exposición al sol, así que fundamental en todos los bolsos, mochilas para excursiones o bolsas de playa y piscina, la botella de agua mineral.

Nueva botella Insalus

En casa, el calor es un invitado muy pesado: una vez que entra es muy difícil echarlo. Si no tenemos aire acondicionado hay que intentar refrescar la casa con eso tan típico que es cerrar como un búnker durante el día y abrir ventanas por la noche, cuando bajan las temperaturas. Agua mineral fresca en la nevera, comidas ligeras, algún heladito y un ventilador cerca, nos ayudarán a soportar mejor estos calores.

No lo olvides, con el calor toda precaución es poca, así que no dejes que el calor te amargue el verano e ¡hidrátate con INSALUS!