Por qué maridar con agua mineral

High angle view of family members reaching hands to toast glasses during dinner party

¿Alguna vez te has preguntado por qué el agua es el acompañante por excelencia de las comidas? Y sí, hace mucho más que saciar nuestra sed.

Entre los beneficios de comer con agua encontramos su función digestiva. El consumo de agua disminuye el grado de acidez en el estómago y ayuda a diluir los jugos gástricos, aligerando hasta las digestiones más pesadas y evitando que nos sintamos tan hinchados y cansados después de comer. El tránsito de la comida se ve favorecido gracias al agua, prueba de ello es la rapidez con la que recurrimos a ella cuando nos atragantamos o sufrimos un ataque de tos. ¿Por qué? Fácil: el agua lubrica.

Beber agua antes, durante y después de las comidas tiene unos claros beneficios para nuestra salud. Pero todavía nos queda un último beneficio por exponer, uno muy importante para aquellos comensales que desean apreciar al máximo los sabores. ¿Adivinas cuál puede ser? Efectivamente, el agua ayuda a limpiar el paladar y realza los sabores gracias al conjunto de minerales que contiene.

Dependiendo de su composición, el agua mineral puede acompañar mejor a unos platos que a otros. Las aguas sin gas van con los entrantes, los pescados o platos ligeros, mientras que las gasificadas maridan mejor con preparados más fuertes como la carne. Los postres casan a la perfección con el agua mineral y si no que se lo digan al Basque Culinary Center, donde maridan con agua con gas Insalus o la convierten en parte de sus cócteles.

Por último, no podemos negar que el consumo de agua mineral se ha convertido en algo más que una necesidad fisiológica. Su comercialización empezó a popularizarse a partir de los años 80, seguido de la cata de aguas, reflejando un momento socio-cultural y económico favorable. Ya no se bebía solo por necesidad, sino por placer. El agua cobró olor, sabor y color y le fue asignada una carta en los restaurantes, como si de vino se tratara y hoy por hoy no nos resulta extraño ver un espacio dedicado a las aguas minerales en las cartas de los mejores restaurantes.

¿Y tú? ¿Te animas a maridar con agua mineral?