En la cuarentena también somos agua

¿Sabías que nuestro cuerpo está compuesto por agua casi en un 60%? Podría decirse que somos prácticamente agua, ¡imposible vivir sin ella!

Más de una vez hemos recalcado la importancia de implementar la hidratación como parte de una rutina saludable. ¿Pero qué pasa cuando nuestra rutina cambia radicalmente? Hemos pasado de una vida activa a una mucho más pasiva, a movernos dentro de los metros cuadrados que conforman nuestra casa y a respirar el aire que entra por nuestras ventanas.

Y ahora, más que nunca, la hidratación sigue siendo una parte importante de esta nueva rutina. ¿Necesitáis pruebas?  Aquí van algunas:

Facilita que el cerebro se mantenga activo, evita que tengas dolores de cabeza e irritabilidad.

Una adecuada hidratación de las células conlleva un transporte eficiente de los nutrientes esenciales y favorece la eliminación de toxinas.

Previene problemas digestivos. La hidratación es una parte fundamental del proceso digestivo, ayuda a absorber los nutrientes y agiliza la digestión para evitar el estreñimiento.

Mantener la presión arterial dentro de los parámetros establecidos es de vital importancia. El consumo de líquidos repercute de forma positiva en el buen funcionamiento del corazón.

Previene infecciones urinarias, asegurando el adecuado funcionamiento de los riñones ya que estos son fundamentales para la eliminación de desechos y estabilizan los niveles de electrolitos.

El consumo de agua lubrica los músculos y articulaciones, evitando así el dolor que pudiera originarse en ellos.

pet insalus

Puede mejorar el estado de la piel ya que la hidratación mantiene húmedos los tejidos corporales, conservando así las células cutáneas y favoreciendo la flexibilidad, la suavidad y el color.

La hidratación es un regulador corporal natural, ya que una temperatura elevada propicia la pérdida de líquido mediante la transpiración y beber agua ayuda a recuperar una temperatura óptima.

Para terminar, entre los consejos de la Organización Mundial de la Salud encontramos la de comer sano y beber agua. Intentar evitar las bebidas azucaradas y gaseosas como parte de una dieta sana, limitando el consumo de alcohol ya que su abuso propicia la deshidratación. Ya sabes que la hidratarse con agua mineral es sano y natural, así que siempre tu botella de agua mineral Insalus cerca. Además no olvides ingerir frutas y verduras que favorezcan la hidratación, como lo son los tomates, las fresas, la lechuga, los pepinos, la col y la calabaza.

¿Eras consciente de que mantenerse hidratado acarreaba tantos beneficios en el día a día? Una correcta hidratación empieza por uno mismo así que, recuerda, toma un vaso de agua cada dos horas aproximadamente hasta llegar a consumir entre un litro y medio y dos.

¿Te contamos un último secreto? También es una buena excusa para descansar la vista y los músculos aprovechando para dar un paseo por la casa.