Deporte y calor: no sin mi botella INSALUS

deprote agua mineral insalus

Llegó el verano, el buen tiempo, y de repente nos entraron ganas de hacer todo ese deporte que no hemos podido hacer durante el resto del año. Las posibilidades de llevar a cabo diferentes actividades se multiplican en este periodo y el buen tiempo y sobre todo el tiempo libre, nos permiten centrarnos más en el disfrute del ejercicio. Pero no debemos lanzarnos a ello sin un previo conocimiento de la rutina deportiva más adecuada para uno mismo.

La deshidratación es una de las consecuencias más habituales de practicar ejercicio físico durante el periodo estival, ya que aprovechamos para llevarlo a cabo al aire libre donde la temperatura es mayor y podemos sufrir el acoso constante del sol. Recordad que nuestro cuerpo pierde agua con rapidez tanto durante el ejercicio físico como con temperaturas altas. Si juntamos los dos factores en uno, la deshidratación se acelera.

Para asegurarnos de que eso no ocurra, lo recomendable es tomar dos vasos de agua antes de empezar a hacer ejercicio. Ya sabéis lo que se dice: mejor prevenir que curar. Durante la actividad física deberíamos procurar beber agua cada 15-20 minutos para así mantener los músculos hidratados y evitar perder energía. La sed puede ser una mala enemiga. Por último, una vez hayamos terminado, lo mejor es beber hasta sentir que nos recuperamos. Pero nada de darse un atracón, hay que tomarse el tiempo necesario mientras recuperamos las pulsaciones.

Otra opción complementaria a beber agua puede ser la hidratación a través de alimentos que además te aporten los nutrientes perdidos. Los mejores aliados en estos casos son las cremas frías, el gazpacho y las frutas de temporada como la sandía, el melón o los melocotones.

¿A quién no le apetece una sabrosa pieza de fruta con un buen trago de agua mineral INSALUS después de hacer deporte con este calor?